Decálogo contra la ansiedad.

Sept 02, 2010 | Por Antonio Romero.

COMO DISMINUIR LA ANSIEDAD AL HABLAR EN PÚBLICO.

Todo el mundo, incluso experimentados oradores, tiene ansiedad cuando se habla en frente de un grupo de personas. Esto es normal. Lo primero para hacer frente a este nerviosismo es saber que es normal y lógico.


Para reducir el miedo, prepárese antes de hablar. Una preparación adecuada puede ayudar a reducir este miedo alrededor de un 75%. Técnicas de respiración pueden reducir otro 15%. Su estado mental representa el 10% restante.


Aquí tiene unas sugerencias útiles para superar la ansiedad. Pero recuerde, la primera y más importante de todas es preparación. Nada relajan más que saber que está adecuadamente preparado. A continuación se incluyen 9 pasos que pueden ayudarle en la difícil tarea de hablar en público:

  1. Conocer bien la sala:

  2. Es muy útil familiarizarse con el lugar en el que hablará. Llegue temprano y pasee por la sala. Suba al atril y hable por el micrófono. Siéntese donde la audiencia. Camine desde donde estará el público sentado hasta el lugar donde hablará.
  1. Conocer la audiencia:

  2. Si es posible, salude algunos miembros de audiencia antes de su intervención. Relacionese con ellos en la antesala pero procurando evitar comentarios sobre su intervención. Es más fácil hablar con un grupo de amigos que a un grupo de desconocidos.
  1. Saber bien la lección:

  2. Si no está familiarizado con su material,  aumentará su nerviosismo. Practique su discurso o presentación. Revíselas hasta puede presentarla con facilidad pero deje siempre la puerta abierta a la espontaneidad.
  1. Aprender a relajarse:

  2. Puede aliviar la tensión con unos simples ejercicios.  Siéntese cómodo con la espalda recta. Respire lentamente, contenga la respiración por 4 a 5 segundos y, a continuación, exhale lentamente. Para relajar los músculos faciales, abra la boca y los ojos y luego ciérrelos. Estos simples ejercicios le serán de gran utilidad.
  1. Visualizarse  a sí mismo:

  2. Imagínese a  usted mismo caminando con confianza hacia el atril y como la audiencia aplaude. Imagínese hablando con voz fuerte, clara y segura. Piense en que todo saldrá a la perfección.
  1. Cuidar el comienzo:

  2. Lo más difícil en esta vida es empezar y para un orador, los primeros minutos de su discurso son fundamentales. La mayoría de la audiencia le juzgará por esos primeros instantes. Prepare el comienzo con especial dedicación
  1. No pedir disculpas:

  2. Si no dice nada acerca de sus nervios nadie lo notará. Si mencionar su nerviosismo o pide disculpas por cualquier problema sólo logrará llamar la atención sobre ello. Usted detecta problemas que su audiencia no ve.
  1. Concentrarse en el mensaje:

  2. Su nerviosismo se disipa si centra su atención en su mensaje y en su audiencia. De esta forma, transformará su nerviosismo en energía positiva. Piense que la misma energía causante de su miedo escénico puede ser un activo para usted.
  1. Marcar el final:

  2. Es importante que la audiencia sepa exactamente cuando su discurso ha llegado a su fin. Al igual que al comienzo, prepare con especial cuidado el final de su presentación. Deje para el final algún tema relevante de su discurso.
  1. Transforma los nervios en entusiasmo

  2. Los oradores experimentados saben que no tener nervios antes de comenzar una ponencia es un síntoma negativo. Esa ansiedad, si se controla, se transforma en vitalidad y entusiasmo. Aprovéchelo.
European Asociation of Motivational Speakers

El Ponente Infiltrado. Agencia de eventos. Presentadores Españoles para tus ponencias en toda España.
© 2012-13 Copyright Area Mágica. Todos los derechos reservados.
El Ponente infiltrado. Agencia de eventos. Presentadores Españoles para tus ponencias en toda España.